martes, marzo 03, 2009

enseñar poesía.






¿QUÉ ES POESÍA? DICES.






Para enseñar poesía muchos empezarían por el verso, sus clases, las sílabas métricas, la rima, sus tipos, estrofas, modalidades y estructura que las definen, lenguaje "poético" o figurado, la metáfora y el retruécano y el encabalgamiento y el paralelismo y el quiasmo y la metonimia y el acento rítmico y a la aliteración con al aleve del del leve abanico y la prosopopeya y la sinestesia que nos hace escuchar los colores y la paradoja y el polisíndeton...


Pero alguien, alguna vez, dijo, o escribió otra cosas. A ver qué os parece...


Si te dijera que estas ideas me parecen un atentado didáctico, podría producirte la sensación de que algo no me funciona bien en la cabeza… así que (perdona la preterición) no te lo diré. Pero si te diré que la poesía es –desde mi modesta opinión por supuesto- mucho más, infinitamente más que todas esas cosas, más que "rimar" unas cuantas líneas o descubrir el milagro de alguna escondida virtud de los significados indirectos, aunque sea para explicar que el amor, o el dolor o la felicidad...

Los niños y los adolescentes saben de dolores y de alegrías tanto como los adultos, quiero decir que los niños no son idiotas que piensan en "el pollito pio pio, o el pollito pio pa… que canta por la mañana/ imitando a su mamá. /Pío pío mamacita, mamacita pio pá” ...que no, mis queridas amigas, que no…

“Tu risa me hace libre
me pone alas
soledades me quita,
cárcel me arranca….
Boca que vuela
Corazón que en tus labios
relampaguea

Desperté de ser niño:
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca,
Ríete siempre;
Siempre en la cuna
defendiendo tu risa
pluma por pluma

Estos versos -de Miguel Hernández- también son para niños o para jóvenes ¿Por qué no? Con toda su esperanzada crueldad, con todo el aleteante dolor esperanzado del padre… preso.
Ay, el verso, la trima, las figuras... solo son una engañufla que se colocan delante algunos profesores para explicar la poesía, porque tienen el corazón de hierro.


La poesía no se mide ni se rima… se lee, se comparte, se escucha con los ojos cerrados o abiertos y el corazón encogido.

Sansemayá, la culebra,
Sasemayá no se duerme
Sansemayá


(qué hermosos sones los de Cuba siempre)


Como tú piedra pequeña,
Como tú,
Canto que ruedas
Por los caminos
Y las carreteras.
Como tú, guijarro humilde
Como tú…

(este León, Felipe por más señas, también sabía de poesía para niños y jóvenes de corazón abierto o para adultos con corazón de niños, ¡quién lo diría, con lo protestón y rojeras que era!)

Castellanos de Castilla
Nunca habéis visto la mar /…/
Miradme
Que pasa el mar

(bueno, el mar y el viento y todas las tormentas azules de los mares del norte y del sur. Rafael, claro, no tiene olas en los dedos)

(perdonadme, cito de memoria y puedo equivocarme)

Solo quiero deciros que la poesía es algo tan sencillo y profundo que es casi inefable,


“No la toques más que así es la rosa”


Por eso me duele que con la poesía se hagan cosas tan raras como medir versos y recolocar frases para que “rimen” o escribir de manera extraña (dicen que bonita)… no, yo, modestamente lo digo, no lo veo así.
La poesía se escucha, se canta, se aprende, se repite, como os decía antes, pero no se mide ni si explica, ni siquiera a los niños, amigos míos, ni siquiera a los niños… no mandes nunca hacer a un adolescente una poesía con unas cuantas palabras rimadas (eso sirve par a jugar en esos minutos que nos sobran en una clase, pero no para “hacer” poesía); si quieres que escriban algo de poesía… enséñales primero y pídeles después sentimientos de verdad; DE VERDAD porque con los sentimientos no se juega (tienen que ser de verdad, al menos los que tú les des, que hartas mentiras les metemos a lo largo del día en la clase), y verás como tus alumnos y tus alumnas… son a veces felices, y a veces están tristes y sufren y se olvidan de lo que les duele el estómago si no han desayunado; o si han oído a mamá llorar (otra vez) esta noche; o si su hermano grande tampoco ha vuelto a tiempo; o si a su papá se le ha agriado el carácter porque ya no sale a trabajar como antes tan prontito…
O tal vez quieran cantar porque el sábado (por fin) comieron todos juntos, y porque María ya regresó a la casa o porque el domingo cantaron en la iglesia esa canción tan bonita que le pellizca (sí a él, tan duro a veces y machito) el corazón aunque no se lo ha dicho nunca a nadie



Comenta lo que te sugieren estas ideas sobre la enseñanza de la poesía y luego recuerda lo que tradicionalmente se ha hecho en las clases. O al revés.

11 comentarios:

  1. Si que es verdad que un poema consiste en mucho más que sólo en los aspectos formales. Pero también es verdad que poemas de las diferentes épocas tienen sus rasgos características tanto en cuanto a la forma como en cuanto al contenido.
    Como la poesía no es algo a lo que nos dedicamos cada día, a menudo no resulta fácil "entender" el poema y tomarle gusta. Por lo tanto, puede que ayude al alumno empezar con el ritmo, las sílabas, los versos y estrofas, los recursos estilísticos...
    Sin embargo, sin considerar la estructura de manera explícita, te puede gustar un poema, así que lo quieres leer una y otra vez, aprender, repetir, etc.
    Recuerdo que en clase solíamos leer el poema antes de analizar su estructura, su contenido, su mensaje. También teníamos que aprender algunos poemas de memoria y luego recitarlos delante de los compañeros. Además podíamos escribir poemas, incluso en clases de lengua extranjera.

    Tabea

    ResponderEliminar
  2. Nora.
    Partiendo del apunte de la compañera anterior, me gustaría reiterar la idea de que la poesía puede resultar a veces compleja de comprender, porque dista un poco de la expresión cotidiana que empleamos para comunicarnos. Sin embargo, para resolver dicha complejidad, no creo que la mejor solución sea la que se ha aplicado tradicionalmente de enseñar unos recursos lingüísticos y literarios y explicar el contexto histórico, sino que basta con utilizar el principal verbo que nos propone nuestro profesor: "compartirla". Una lectura individual de un poema es algo íntimo, muy bonito, pero si una persona te recita un poema puede ser más bonito todavía (en efecto, es el mejor recuerdo de algunas clases que tengo de la carrera en la que alunos profesores, con gran entusiasmo, nos han recitado poemas) y si son muchas las personas que leen un poema y comparten los sentimientos que el mismo les ha evocado o sus interpretaciones, considero que se habrá realizado el mejor trabajo que podemos hacer con la poesía, eliminando todo lo demás.

    ResponderEliminar
  3. Estás segura de que la poesía dista un poco de la expresión cotidiana? ¿Siempre es así?
    ¿Qué te parece este poemilla de Juan Ramón Jimémez?


    "Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando;
    y se quedará mi huerto con su verde árbol,
    y con su pozo blanco.
    Todas las tardes el cielo será azul y plácido;
    y tocarán, como esta tarde están tocando,
    las campanas del campanario".

    ¿Qué hay de extraño o fuera de lo cotidiano en estos versos?

    ADM

    ResponderEliminar
  4. En cuanto a la cuestión de cómo enseñar poesía quizá mi opinión dista bastante de la de nuestra compañera Tabea y en algunos aspectos esté más de acuerdo con Nora. Pero si me permitís yo considero la poesía como mera expresión de los sentimientos. Si partimos de esta idea no creo que lo mejor sea que los alumnos se centren en desentrañar los recursos retóricos O toda su estructura. Puesto que a fin de cuentas olvidamos lo que en realidad significa "poesía".
    A veces, hacer que el alumno cuente las sílabas, reconozca metáforas, metonímias..., en cierta medida lo aleja de ese bien como es la expresión de sentimientos a través de la escritura. Lo que conseguimos es aburrirlo, le hacemos perder el interés. Por ello, creo que es imprescindible leer con ellos, guiarlos en la compresión de los poemas, pero nunca enseñarlos, pues la poesía no se enseña, se comparte.

    M.Elena.

    ResponderEliminar
  5. Nunca me había planteado cómo enseñar poesía, y ahora que lo hago, reconozco que es mucho más difícil de lo que pensaba. Estamos muy acostumbrados a que la poesía se nos enseñe partiendo de los rasgos formales, sólo después de desentrañar la estructura y el pensamiento transmitido por el autor, hemos podido fijarnos en otras cosas; cosas, por otra parte, que la mayoría de profesores deja de lado. Mi experiencia como alumna me dice que ningún profesor de secundaria ha pretendido jamás o, mejor dicho, no ha intentado jamás, dejar libre al alumno para que éste experimente por sí solo todos aquellos sentimientos humanos que solamente la poesía es capaz de hacer emerger. Y es que, como alguien dijo en alguna ocasión: "No leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana, y la raza humana está llena de pasión". Estas palabras dejan patente, a mi parecer, lo que verdaderamente es la poesía, y lo que deberíamos, nosotros, tratar de transmitir a nuestros futuros alumnos. Si les guiamos hacia el fantástico camino de gozar con un poema, si conseguimos que leyendo puedan llegar a sentir, podremos darnos por satisfechos.
    MAR

    ResponderEliminar
  6. Antes de exponer mi comentario, me gustaría (y espero que me lo permita nuestro profesor) compartir con vosotros unas palabras de Javier Marías acerca de la literatura, y que tienen un gran significado para mí...

    “A veces pienso -con ingenuidad seguro- que si todo el mundo escribiera no se cometerían asesinatos, porque lo que la literatura permite es asistir a las vidas, imaginarlas en su concreción y en su unicidad explicárselas y no juzgarlas, y sobre todo, impide considerarlas como una abstracción, o un número vacíos de contenido, de biografía, de historia. Eso logran la narrativa y el drama, entre otras cosas; la poesía nos hace más conscientes de la nobleza y la capacidad de juego de ese instrumento diario al que tan poca atención prestamos, la lengua (...) Los libros no es que estén llenos de aventuras y enseñanzas y consejos, sino también de avisos vitales e iluminaciones y espantos, de persuasiones y disuasiones, de reflejos o instigaciones, de irracionalidad y raciocinio, de osadías y frustraciones, deseos y fracasos y euforias y abismos. En ellos como en ninguna otra cosa comprendemos que no somos solamente lo que nos ha ocurrido y lo que hemos realizado, nuestros logros y nuestros actos y podemos contarnos a ciencia cierta de nuestras vidas, sino que también consistimos en lo que no nos sucede ni va a sucedernos, en lo descartado e inalcanzable, en lo no conseguido que tal vez quisimos, en lo no cumplido y en lo que nunca pasó pero fue posible y acaso lo es todavía; e incluso en lo no concebido ni imaginado. En ellos están las vidas que dejamos de lado y las palabras que jamás pronunciamos y que no por eso son menos nuestras. Al contrario. Lo que descubrimos en esos libros -y esa averiguación no tiene precio- es justamente que todo es nuestro.”
    Javier Marías.

    Para mí, estas palabras acerca de la literatura en un momento dado de mi formación, me dijeron más acerca de lo que es la literatura que años y años de clases de analizando poemas como si fuesen ecuaciones. Entonces, ¿por qué no transmitir esa esencia al alumno? ¿Por qué no aprovecharnos de todas esas aventuras, de todos esos sentimientos cotidianos de frustración, dolor, alegría, espanto, etc., para motivar al alumno a acercarse a ese juego poético que no es sino un juego con su propio instrumento de comunicación? Como muy bien dice nuestra compañera Mar, tampoco yo me había planteado esto de la enseñanza de la poesía, y aunque realmente yo a día de hoy no sabría impartir una clase, ya que me queda aún casi todo por aprender, me gusta lo que voy descubriendo, porque atisbo todo un mundo de explotación didáctica en literatura que ojalá pudiese hoy asociar a la mayoría de mis clases de lengua y literatura de la ESO o Bachillerato.
    ELISA VALDIVIESO.

    ResponderEliminar
  7. Hablar...palabras y más palabras.¿No dijo alguien que la poesía no se explica? Pues no la expliquemos, mejor leamosla:


    TODO AMOR ES EFÍMERO

    Ninguna era tan bella como tú
    durante aquel fugaz momento en que te amaba:
    mi vida entera.

    ResponderEliminar
  8. QUIERO QUE ALGUIEN ME AYUDE, SOBRE COMO HACER POESIAS ESTOY TRATANDO DE APRENDER, PERO NO TENGO A NADIE Q SEPA EN MI ENTORNO Edwin_2oo6@hotmail.com ese es mi mail bye ...gracias

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo, "Lección de anatomía" de Rembrandt: obra pictórica en la que se estudiaban los tendones y los huesos cuidadosamente desmembrados por médicos o aprendices de medicina. Sin embargo, La lengua y la literatura no se diseccionan porque no se pueden ver ni mostrar.¿Cómo explicar un dolor que se siente ,una risa espontánea que de pronto aparece, el olor de un perfume que nos recuerda nuestra infancia?; el frío, el calor... Son conceptos tan abstractos, ¿verdad?.
    De niña leía porque sentía y, siendo adulta,me he sentido esquizofrénica, o lo que es lo mismo, "dividida", que es el verdadero significado de esquizofrenia, el de DIVISIÓN entre lo que el lector lee y lo que no puede sentir sobre aquello que está leyendo; se desestabiliza, se pierde entre retruécanos, hipérbatos,sinestesias, aliteraciones, complementos benefectivos y demás...
    "Me gusta cuando callas porque estás como ausente, estás como distante y mi voz no te alcanza...". Y ya está...

    ResponderEliminar
  10. La poesia es unno de los mas puro actos creativo ,si leemos dos renglones de la poesia y no posee el mmisterio que necesita para que el lector busque entre lineas esa poesia debe dejarse de leer porque es la duda la incognita el misterio lo que hace destacable en este genero.

    ResponderEliminar
  11. PARA ESCRIBIR UNA POESIA NO SE NECESITA UN PROFESOR, SE NECESITA UN SENTIMIENTO CLARO O CONFUSO, SE NECESITA SABER QUE NUESTRO CORAZON SIENTE Y QUIERE QUE LOS DEMAS CONOSCAN SU DOLOR O FELICIDAD, ESCUCHAR LO QUE QUIERE DECIR Y DEJAR QUE NUESTRA MANO ESCRIBA LETRA A LETRA LOS BUENOS Y MALOS SENTIMIENTOS. PORQUE UNA RIMA SE IMPROVISA, UN VERSO SE FORMA PERO ESCRIBIR UNA POESIA SOLO SE SIENTE

    ResponderEliminar